Plagio: Público Milenio sigue faltando a la verdad

NOTA: El presente texto puede ser divulgado libremente, sin necesidad de autorización previa.




Por José Luis Guntín
Presidente de la Asociación Cultural Antonio de Nebrija.

Contar una extraña versión sobre lo ocurrido es la inexplicable actitud a que ha recurrido la empresa editora de Público Milenio, que se apoderó de textos de "La palabra del día" pero se niega a pagar los derechos de autor y las indemnizaciones a que tenemos derecho por el plagio.

Dice Público Milenio:
Lamentable. Hemos caído en una penosa situación. Desde octubre de 2002 se ha publicado una pequeña sección en este espacio titulada "La palabra". Los trabajos fueron tomados de la suscripción gratuita que en un principio ofrecía la Real Academia Española, a la que se solicitó permiso, a través de un correo electrónico, para publicar parte de ese material. Desgraciadamente no tenemos la respuesta que recibimos en donde se nos hacía saber que no existía problema. El servicio comenzó a llegar y se automatizó un procedimiento en el que no caímos en la cuenta de que omitimos el crédito.
Tampoco caímos en la cuenta que el servicio se independizó de la Real Academia de la Lengua. Error de omisión. No hubo ni hay afán de lucro ni sentido del dolo. Sí de servicio; de amor al lenguaje. Ahora que la Asociación Cultural Antonio de Nebrija reclama, con justicia, sus derechos de autor, nos vemos en la obligación de reestablecerle siclo que le corresponde. Ofrecemos una disculpa a nuestros lectores y la promesa de que seremos más disciplinados a la hora de establecer nuestros servicios informativos.


Tal la absurda explicación que Público Milenio ofreció sobre lo ocurrido, pretendiendo salir del paso sin el menor respeto por sus lectores. Hace dos semanas, habían dicho que contaban con un permiso que les habría sido otorgado hace un año por la Asociación Cultural Antonio de Nebrija... que fue creada hace tres meses. Ahora, afirman que el permiso les fue concedido... por la Real Academia Española, y que no sabían que nos habíamos "independizado" de la Real Academia.

A fin de restituir la verdad ante los disparates que publica ese diario, debemos decir:

1) Nunca mantuvimos ninguna relación con la Real Academia Española, de modo que ésta mal podría haber dado algún tipo de autorización y nosotros mal podríamos habernos "independizado" de ella. Como es obvio, la Real Academia jamás ofreció suscripciones de nuestro servicio gratuitas ni onerosas. Hasta para engañar a los lectores es preciso estar mejor informado que Público Milenio.

2) La frase "nos vemos en la obligación de restituirles lo que corresponde" podría sugerir que esa empresa se dispone a pagar los derechos de autor violados. No es así; la Asociación Cultural Antonio de Nebrija, que tiene sede en Brasil, exigió hace diez días el pago de los derechos de autor al director de Público Milenio Diego Petersen, pero no recibió respuesta alguna.
Por el contrario, en la edición del domingo 26, el "defensor del lector" es usado nuevamente como "defensor de la empresa" para sugerir que "Público Milenio" ha pagado los derechos de autor que le exigimos. No es verdad.

3) Queremos subrayar que, por lo visto, ese "amor al idioma español", que Público Milenio alega como disculpa por el plagio, se expresa negando el pago de los derechos de autor a una asociación sin fines de lucro dedicada a la promoción de nuestro idioma.

Vea aquí los antecedentes del plagio perpetrado por Público Milenio, de México, y por El Norte, de Venezuela.